10 rituales diarios para aliviar las piernas cansadas

Guía para prevenir el ‘Síndrome de las piernas cansadas’

Entre dos y tres adultos de cada 10, experimentan habitualmente una sensación de piernas cansadas, una molestia que se da con mayor frecuencia en las mujeres. La hinchazón y pesadez de piernas son los dos síntomas principales del denominado ‘síndrome de piernas cansadas’, que suele aparecer a consecuencia de factores como el sedentarismo, el sobrepeso o extensas jornadas laborales de pie.

¿Qué es el síndrome de piernas cansadas?

El síndrome de piernas cansadas es una enfermedad vascular cuyos síntomas son la pesadez y edemas en las piernas, hinchazón, dolor, calambres, hormigueos y varices. El síndrome se manifiesta cuando hay una mala circulación venosa en las piernas. Así, si se produce un fallo en el sistema de bombeo de la sangre, esta se estanca y se dilatan las venas.

Si esto ocurre, los primeros síntomas no tardan en llegar: la hinchazón y la pesadez. Posteriormente, aparecerán las temidas varices. Por suerte, hay ciertos trucos que pueden aliviar las piernas cansadas y, con ello, mejorar la salud y bienestar.

Trucos y ejercicios para aliviar las piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas tiene enemigos que son inevitables como la edad, la genética o el embarazo, pero también otros que pueden evitarse si se adquieren determinados hábitos.

1.- Poner las piernas en alto. Para mejorar la circulación, es recomendable establecer rutinas diarias que impliquen el descanso de las piernas. Para ello, basta con elevar las piernas por encima de las caderas unos 30 minutos dos o tres veces al día.

2.- Dormir con las piernas ligeramente elevadas. La rutina anterior también puede aplicarse en la hora del sueño. Para aliviar la presión sanguínea, lo ideal es elevar las piernas unos 10 o 20 centímetros, con la ayuda de un cojín, respecto al resto del cuerpo.

3.- Alejarse del sol. Las fuentes de calor no son las mejores aliadas de las piernas cansadas, por lo que se recomienda alejarlas de los radiadores e, incluso, reducir la exposición al sol.

4.- Hacer ejercicio físico. Ya que uno de los enemigos acérrimos de las piernas cansadas es el sedentarismo, el deporte debe ser una práctica a adoptar irremediablemente. Se aconseja realizar alguna actividad aeróbica (andar, correr o pedalear) entre 30 y 60 minutos al día.

5.- Evitar el sobrepeso. La alimentación es fundamental para el alivio de las piernas cansadas y, en definitiva, el cuidado corporal. La dieta a seguir debe ser baja en calorías y rica en fibras.

6.- Evitar la ropa ajustada. Las prendas de vestir demasiado estrechas dificultan el flujo sanguíneo. Conviene apostar por ropa amplia y tejidos naturales.

7.- Utilizar calzado cómodo y ancho. Además, se recomienda no usar tacones.

8.- Darse baños relajantes de agua tibia. Se trata de un remedio que puede realizarse de manera sencilla en casa, incorporando sal marina.

9.- Masajear las piernas. Los masajes con geles con efecto frío y extractos de plantas contribuyen a estimular la circulación y también alivian el dolor. Si añadimos este hábito a nuestro día a día el cansancio acumulado irá reduciéndose progresivamente.

10.- Beber infusiones. Las hierbas medicinales son el complemento perfecto para favorecer la circulación de la sangre. Tomar una infusión diaria de diente de león, romero o cola de caballo es un excelente remedio para acabar con los calambres e hinchazón que causa la mala circulación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! ⬇

/ Contenido relacionado:

Síguenos en las redes sociales

Todos los derechos reservados © Marktplatz Mittelstand GmbH & Co. KG 1996-2015