10 razones para comer ajo a diario

El ajo tiene un sabor y olor que no es del agrado de todos pero, pese a ello, se sitúa como uno de los ingredientes fundamentales para cocinar. En las cocinas de los grandes chefs y de las familias no falta este alimento, no solo porque aporta más sustancia a los platos, sino también porque su consumo es beneficioso para la salud.

Tradicionalmente, el ajo se ha considerado un ‘superalimento’ por sus propiedades nutritivas y medicinales. Sus propiedades antibióticas, antisépticas, depurativas y antioxidantes lo convierten en uno de los ingredientes que no pueden faltar en cualquier cocina. Eso sí, para aprovechar al máximo sus bondades, debe consumirse crudo, pues cocinarlo implica que se pierda el 90% de sus cualidades. A continuación, te damos 8 razones por las que deberías consumir ajo a diario:

Beneficios y propiedades curativas del ajo

Los beneficios del ajo van más allá del ámbito gastronómico. A la hora de comer sano, este es un condimento imprescindible. Te damos 10 motivos por los que deberías incluir el ajo en tu dieta diaria.

Es un antibiótico natural

la alicina es un potente antibacteriano; eso sí, para que haga efecto, el ajo deberá tomarse crudo. Su efectividad quedó demostrada durante la II Guerra Mundial, cuando se utilizaba el ajo por sus propiedades curativas ante la escasez de antibióticos.

Ajo en ayunas

refuerza el sistema inmunológico, ya que contiene alicina, un compuesto que sirve para evitar las infecciones

Mejora los niveles de colesterol

si padeces colesterol, debes saber que el ajo es un potente aliado para combatirlo. Es más, consumir cada día un diente de ajo puede reducirlo hasta en un 9%. Desde la Fundación Española del Corazón aconsejan incluir esta planta en la dieta para cuidar el sistema cardiovascular

Reduce el riesgo de padecer cáncer

ya que su condición antibacteriana bloquea las sustancias nocivas que provienen de la ingesta de ciertos alimentos. De ahí que el ajo se considere comida 100% saludable

Es desintoxicante

el ajo favorece la eliminación de toxinas y nos ayuda a depurar el organismo. Asimismo, contribuye a que nos deshagamos de aquellos metales pesados que el hígado no es capaz de procesar.

Mejora la circulación de la sangre

además de alicina, el ajo también contiene otros componentes beneficiosos como la vitamina B y C. Esta ayuda a reducir los niveles de homocisteína, una sustancia culpable de deteriorar los vasos sanguíneos y, por ende, dificultar la circulación de la sangre. Así, el ajo impide la formación de coágulos, lo que significa que aleja el riesgo de sufrir una trombosis.

Fortalece los huesos

el ajo funciona a la perfección como remedio para tratar dolencias tales como la artritis, el reuma o la osteoporosis. Sus propiedades antiinflamatorias se encargan de calmar el dolor en las articulaciones. Por este motivo, el ajo se encuentra especialmente indicado para personas mayores

Aumenta las defensas

otra de las cualidades más beneficiosas del ajo es su efecto reforzador del sistema inmunológico. Su ingesta frecuente previene enfermedades comunes como la gripe o el resfriado.

Protege y cuida la piel

uno de los beneficiosos más increíbles del ajo es que actúa como protector de la piel. Por su olor y sabor, puede resultar difícil de creer, pero lo cierto es que su poder antioxidante ayuda a que la piel y los tejidos se regeneren y se mantengan saludables y jóvenes. Asimismo, activa la renovación celular y contribuye a erradicar el acné.

Previene el Alzheimer y la demencia

El ajo posee antioxidantes que se encargan de proteger el organismo frente a la oxidación y, por tanto, evitan el daño celular. Su consumo, entonces, minimiza el riesgo de sufrir Alzheimer y/o demencia.

propiedades y beneficios del ajo

/ Contenido relacionado:

Síguenos en las redes sociales

Todos los derechos reservados © Marktplatz Mittelstand GmbH & Co. KG 1996-2015