Cómo colgar un cuadro en 5 pasos

Imagina que acabas de pintar las paredes de tu nueva casa, ya tienes los muebles y objetos decorativos, pero parece que falta algo, ¿verdad? Los cuadros son elementos fundamentales para dar vida a cualquier habitación: la personalizan y aportan ese toque de hogar. Ya los tienes elegidos, y ¿ahora qué? Si no quieres destrozar tu coqueta pared recién pintada, te desvelamos cómo colgar un cuadro paso a paso.

Herramientas necesarias para colgar un cuadro 

En la mayoría de los casos, para colgar un cuadro será preciso hacer un agujero en la pared. Por lo tanto, necesitarás las herramientas apropiadas. ¿Cuáles son?

Lo primero, es evaluar el tamaño y material del cuadro. En función de sus características, escogeremos una modalidad u otra. Si el cuadro no es muy pesado (menos de 6 kg.), la tarea es más sencilla y no se requerirá taladro para hacer el agujero. Bastará con un cuelga-fácil, una pieza muy parecida a una chincheta y con la que se evitará taladrar la pared. Para incrustarla, será suficiente con un martillo.

Sin embargo, si el cuadro a colgar pesa más de 6 kg, sí que habrá que echar mano del taladro. En este contexto, harán falta hembrillas (que irán clavadas en la parte trasera del cuadro), tacos y alcayatas.

Colgar un cuadro en 5 pasos

Si ya dispones de todas las herramientas, es hora de ponerse en marcha. En solo 5 pasos tendrás un cuadro nuevo adornando la pared:

1.- Inserta las hembrillas en la parte trasera del cuadro con ayuda de un martillo. Utiliza un lápiz y una regla para medir en el caso de que haya que poner varias. Una vez que las hembrillas estén clavadas, lo siguiente es enroscarlas, de modo que queden bien sujetas.

2.- Si has puesto dos hembrillas, mide la distancia entre ambas y trasládala a la pared haciendo marcas con un lápiz. Asegúrate de que la medida es correcta, ya que en esos dos puntos deberás hacer agujeros. Por supuesto, ambas marcas deben estar convenientemente alineadas para que el marco quede en horizontal.

3.- Escoge una broca adecuada al tamaño del taco. Recuerda que si eliges una broca demasiado grande, el taco no va a quedarse fijo y se saldrá.

4.- Taladra sobre las marcas con cuidado. Posteriormente, empuja y presiona el taco en el agujero hasta que encaje. Para ello, puedes utilizar el martillo.

5.- Enrosca la alcayata en el taco. Por último, hay que enroscar la alcayata en el taco hasta que esté fija. Engancha las hembrillas en las alcayatas para colgar el cuadro. Puedes colocar un nivel de burbuja sobre el cuadro para verificar que esté totalmente en horizontal.

Los adhesivos, una opción para no hacer agujeros en la pared

Si quieres colgar un cuadro pero sin agujerear la pared, hay una alternativa muy interesante. Se trata de las pastas adhesivas, que permiten pegar objetos en cualquier superficie. Con ellas, no solo prescindirás del taladro, sino que pueden retirarse de manera rápida y limpia cuando lo desees, sin dejar marcas.

Son una excelente opción para colgar cuadros en estancias como el cuarto de baño o la cocina, donde perforar la pared (habitualmente con azulejos) resulta más engorroso.

Imagen |  Pixabay

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! ⬇

/ Contenido relacionado:

Síguenos en las redes sociales

Todos los derechos reservados © Marktplatz Mittelstand GmbH & Co. KG 1996-2015