¿Cómo reducir los gastos del hogar? 10 trucos infalibles

Ahorrar en el hogar es uno de los grandes retos de las familias. Muchos son los gastos a los que hay que hacer frente cada mes: la electricidad, el gas, el agua, Internet y un largo etcétera. Por supuesto, luego están esos gastos imprevistos que aparecen cuando menos conviene como arreglar el frigorífico, reparar el coche, pagar la cuota de la tarjeta de crédito… Si cada mes tienes que hacer verdaderos malabarismos para pagar las facturas y que no se te descuadre el presupuesto, toma nota de estos interesantes trucos para reducir los gastos en el hogar.

Sustituye las antiguas bombillas por luces LED

Sobre todo en los meses de invierno en los que hay menos horas de sol, la factura de la luz puede verse incrementada ostensiblemente. Si quieres ahorrar en este sentido, es hora de que revises tus bombillas y las sustituyas por aquellas de bajo consumo, las bombillas LED. Es cierto que son más caras, pero compensa a largo plazo. No solo tienen una vida útil más larga, sino que consumen alrededor de un 80% menos que las convencionales.

Aprovecha la luz solar en invierno

Si tu casa es luminosa, ¿por qué encender la luz durante el día? Basta con que descorras las cortinas y aproveches los rayos de sol que entran por la ventana. Así no necesitarás utilizar las lámparas durante la mayor parte del día.

Invierte en aislamiento de puertas y ventanas

Un buen aislamiento garantiza que tu casa se mantendrá resguardada del viento y del calor en verano. De este modo, reducirás la factura de la calefacción y del aire acondicionado respectivamente.

Descongela el frigorífico

Las capas de hielo que se forman en el interior del frigorífico dificultan el enfriamiento de los alimentos, por lo que precisará más energía para realizar su función. Conviene, entonces, descongelar el frigorífico cuando estos bloques superen los 3 milímetros de espesor.

No abras constantemente las puertas del horno para comprobar la cocción

Y es que cada vez que abres las puertas, las temperaturas pueden llegar a descender hasta 30º, unos grados que, por supuesto, el horno tendrá que recuperar posteriormente.

Desconecta el televisor y los aparatos de música cuando no los utilices

No basta con desconectarlos con el botón ‘off’ del mando a distancia, ya que estos aparatos siguen consumiendo.

Usa la lavadora con la carga completa

En proporción, la media carga consume más energía. De ser posible, escoge programas de 30º o 40º, pues, precisamente, en la fase que la lavadora gasta más energía es en el calentamiento del agua.

Cierra los radiadores de las habitaciones menos transitadas

O, al menos, reduce la temperatura para no gastar calefacción innecesariamente. También, cierra las puertas de estas habitaciones para conseguir que se concentre el calor.

Cierra el grifo

Este es uno de los consejos más citados, pero conviene recordarlo. Mientras te duchas o cepillas los dientes, cierra el grifo. Solo en un minuto pueden derrocharse hasta 10 litros de agua.

Aprovecha el calor residual si tu cocina es eléctrica

No temas en apagar hasta 5 minutos antes la vitrocerámica, pues el calor residual es suficiente para terminar de cocinar un plato.

Imagen | Pixabay

/ Contenido relacionado:

Síguenos en las redes sociales

Todos los derechos reservados © Marktplatz Mittelstand GmbH & Co. KG 1996-2015